Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
KUER En Español

Cómo este médico de Utah sugiere hablar con sus hijos sobre un tiroteo en la escuela

Salt Lake Tribune - One shot for story share - NOT FOR REUSE
Francisco Kjolseth
/
The Salt Lake Tribune
Los estudiantes de West High School escuchan a sus compañeros exigir seguridad después de salir de clases en Salt Lake, durante una huelga estudiantil el miércoles. 14 de marzo de 2018, después del tiroteo en Parkland, Florida. Ahora, después del tiroteo en Texas el martes 24 de mayo de 2022, los expertos comparten la mejor manera de hablar con los niños sobre estos trágicos eventos.

To read this story in English, click here.

Después de un simulacro de tirador, Amy Farnsworth recuerda que sus alumnos hablaron sobre cómo no había lugar para esconderse en su salón de clases de cuarto grado, con solo una puerta que entraba y salía. Entonces, juntos, los niños decidieron voltear sus escritorios a los lados para usarlos como escudos.

Durante otro, dijo, un estudiante entró en pánico y preguntó qué pasaría si estuviera en el baño, en el pasillo o en el comedor cuando llegara un tirador. “¿Que se supone que haga?” ella lo recuerda preguntando una y otra vez. “¿Cómo sobrevivo?”

Farnsworth ha pasado 20 años haciendo estos simulacros en el salón de clases, donde ha enseñado a estudiantes de primaria en todo el distrito escolar de Uintah y en una escuela semiautónoma. Y cada vez que hay otro tiroteo en la escuela, incluido el que mató a 19 estudiantes y 2 maestros en Uvalde, Texas, el martes, piensa en las respuestas que solía escuchar.

Ella dijo que es difícil ver a los niños más pequeños de la nación crecer con estos ejercicios necesarios y comunes. “Siento que es casi una situación de guerra para la que tenemos que preparar a los niños”, dijo. “Simplemente no está bien”.

Farnsworth, quien dejó la enseñanza en 2019 y ahora es tutora a través de su compañía Vernal Tutoring, dijo que el costo de todo esto se volvió demasiado.

Algunos estudiantes se preocupaban cada vez que escuchaban “CÓDIGO NEGRO” por el intercomunicador, sin saber si era un simulacro o si era real; a menudo tampoco se le decía con anticipación. Otros niños, dijo, se volvieron insensibles después de años de practicar cómo reaccionar.

Farnsworth comenzó a llorar. “No puedes decirle a un niño que nadie va a entrar aquí. Tú no sabes eso.”

Ella dijo que trató de ayudarlos a procesar lo que estaba sucediendo después de los simulacros. Pero durante los simulacros, alentó a los estudiantes a permanecer en silencio y tomarlo en serio.

Ahora, cuestiona si las escuelas están adoptando el enfoque correcto, qué se necesitará para evitar un tiroteo y cómo los niños están lidiando con el trauma.

Es lo mismo que enfrentan muchos padres. ¿Cómo les hablan a los niños sobre esto? ¿Cuál es la mejor manera de iniciar la conversación?

El Dr. CJ Powers, psicólogo clínico del Instituto de Salud Mental Huntsman de la Universidad de Utah, reconoció que practicar los simulacros y ver noticias de tiroteos puede ser traumático.

Estos son algunos de los consejos que tiene para que padres y maestros hablen con los niños sobre lo que está pasando.

Primero: asegúrese de no comenzar con su propia ansiedad

Powers dijo que los adultos deberían “verificarse a sí mismos primero” y abordar cualquier estrés que tengan.

“Los niños y adolescentes pueden no tener una comprensión clara del nivel de peligro y se verán influenciados por las emociones negativas de un adulto”, dijo.

Comenzar la conversación con tu propio miedo no es útil en este caso.

Pregunta cómo se siente tu hijo

Si su hijo dice que se siente ansioso y asustado, escuche y trate de entender, dijo Powers. No los apagues.

“Trate de validar que es normal estar ansioso cuando está preocupado por su seguridad o la de sus amigos”, agregó.

También sugirió darle a su hijo un contexto que podría ayudar. Hablé con ellos sobre los protocolos de seguridad vigentes en la escuela, como las amenazas de monitoreo de la policía. Eso podría darles algo de consuelo.

Powers también dijo que los padres deberían dejar la puerta abierta para volver a hablar. Eso es importante, dijo, especialmente si ocurre otra amenaza o incidente escolar.

Esté atento a los signos de angustia

La mayoría de los niños, dijo Powers, son resistentes y “es poco probable que experimenten un daño duradero por eventos aterradores e incluso traumáticos”. Pero ese no es el caso para todos.

A veces, dijo, el simple hecho de enterarse de una tragedia puede desencadenar depresión u otros problemas en los niños.

Los padres y maestros deben observar si la ansiedad de un niño persiste y comienza a afectar su funcionamiento diario.

Los síntomas específicos a tener en cuenta incluyen:

  • Cambios en el estado de ánimo, como aumento de la tristeza.
  • Retirarse de las relaciones.
  • Ser inusualmente pegajoso, negarse a asistir a la escuela y/o dificultad para concentrarse.
  • Preocupaciones intrusivas y recurrentes.
  • Empeoramiento de dolores de cabeza, dolores de estómago, fatiga y/o inquietud.

“Tampoco es posible predecir quién se verá afectado por la exposición o la exposición percibida a un trauma; de lo contrario, las personas perfectamente sanas pueden quedar sorprendidas cuando los pensamientos y las preocupaciones simplemente no desaparecen”, dijo Powers. “Tener pensamientos molestos e intrusivos después de la exposición a un evento traumático no es un signo de debilidad. Le puede pasar a cualquiera”.

Los estudiantes generalmente se sienten más seguros, lo cual es bueno

Menos estudiantes de Utah informan que se sienten inseguros en la escuela, según el Informe de salud de adolescentes de Utah de 2021, que se publicó el martes.

En 2019, el 10,9% de los estudiantes de los grados 8, 10 y 12 informaron sentirse inseguros. Eso cayó al 8,8% en 2021.

Sin embargo, las niñas se sentían considerablemente menos seguras que los niños, según la encuesta: el 11,3 % de las niñas informaron sentirse inseguras, en comparación con el 6 % de los niños.

Y los estudiantes mayores se sintieron más seguros que los estudiantes más jóvenes: el 9,6 % de los estudiantes de octavo grado dijeron que se sentían inseguros, en comparación con el 8,7 % de los estudiantes de segundo año y el 7,8 % de los estudiantes de último año.

De las jurisdicciones, el condado de Salt Lake tuvo la tasa más alta de personas que se sienten inseguras, con un 10,5 %.

El estudio también mostró que el 19,8% de los estudiantes de los grados 8, 10 y 12 informaron haber sido intimidados en la propiedad escolar el año anterior. Eso es menos que en 2019, cuando el 23,8% de los estudiantes informaron que habían sido intimidados.

Muchas escuelas están ofreciendo ayuda

Farnsworth dijo que el Distrito Escolar de Uintah está poniendo a disposición consejeros para los estudiantes que necesitan hablar. También lo es el Distrito Escolar de Granite y otros.

La administración de Granite envió una carta a los padres el miércoles, reiterando sus medidas de seguridad, que incluyen limitar el acceso a los edificios, tener más de 5,000 cámaras de seguridad y emplear una fuerza policial en todo el distrito.

Cualquier estudiante o empleado que esté preocupado también puede acceder a varios recursos de salud mental, incluidos terapeutas.

La carta dice: “No dude en comunicarse directamente con su escuela para cualquier apoyo que su hijo pueda necesitar”.

El distrito escolar también alentó a los estudiantes a hablar si ven o escuchan una amenaza, incluso en las redes sociales. Pueden hacerlo a través de la popular aplicación SafeUT o enviando un mensaje de texto al 801-664-2929. Los padres, dijo el distrito, también deberían hablar con sus hijos sobre la importancia de informar.

El distrito agregó: “Somos una comunidad y debemos seguir atentos para ayudar a mantener nuestras escuelas como un lugar seguro para el aprendizaje y el crecimiento”.

—El reportero del Tribune Scott D. Pierce contribuyó a esta historia. Traducción de Elias Cunningham

Nota del editor: Paul Huntsman, presidente de la junta directiva de la organización sin fines de lucro Salt Lake Tribune, es miembro de la familia Huntsman, quienes son los principales benefactores del Instituto de Salud Mental Huntsman.

KUER is listener-supported public radio. Support this work by making a donation today.