Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
Our broadcast signal serving the St. George area (KUER 90.9) is operating on low power.
KUER En Español

Personas No Vacunadas Están Incrementando La Tasa de Hospitalizaciones en Utah. El Gobernador Spencer Cox Dice Que Afecta A Todos

A photo of Gov. Spencer Cox at a podium speaking at a press conference.
Kristin Murphy
/
Deseret News
A medida que los casos de COVID-19 vuelven a estar en auge, los hospitales se están llenando, con menor personal médico que durante el auge de casos en el invierno.

Read in English

Este artículo fue traducido por el periodista Edgar Zúñiga.

El gobernador Spencer Cox dijo este martes, que autoridades de la salud en Utah pronosticaron en julio que podría haber casi 1.200 casos de COVID-19 al día, debido principalmente a la combinación de la variante Delta — que es altamente contagiosa — y el gran porcentaje de la población que sigue sin vacunarse.

Esos pronósticos son cada vez más probable ya que el estado ahora tiene un promedio de 877 casos al día — más del doble del promedio a comienzos de julio — los hospitales se están volviendo a llenar y más personas jóvenes están muriendo de la enfermedad.

“El invierno pasado experimentamos un gran golpe a nuestra economía, a nuestra salud, a nuestro estilo de vida”, dijo la vicegobernadora Deidre Henderson durante una rueda de prensa este martes. “No queremos regresar a esos días y cada persona que no está vacunada es parte del problema, es la razón por la que estamos donde estamos hoy”.

El día martes había 395 personas hospitalizadas con COVID-19. Aunque ese número está por debajo del auge en casos del invierno pasado, los hospitales se encuentran ahora al límite, dijo Greg Bell, presidente de la Asociación de Hospitales de Utah.

La pandemia ha agotado a muchos trabajadores de la salud, dijo. Muchos han renunciado o se han jubilado, agudizando la escasez de personal en las UCI, unidades de cuidados intensivos. Esto está causando demoras a cirugías importantes y limitando la habilidad de los hospitales de Utah en poder tratar a pacientes que residen fuera del estado.

No Se Espera Nuevas Órdenes Sanitarias

Cox y Henderson expresaron su frustración en torno a la actual situación en Utah, pero dijeron que tienen las manos atadas en cuanto a ordenar el uso obligatorio de cubrebocas o a exigir vacunaciones, ni haría gran diferencia, dijeron.

Es poco probable que las personas que no están dispuestas a vacunarse acaten restricciones de salud pública, dijo Cox, y nada que pueda hacer les convencería de la seguridad y la eficacia de las vacunas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), han recomendado recientemente que incluso las personas vacunadas deben usar cubrebocas en espacios cerrados. Cox dice sentirse agradecido que haya personas dispuestas a seguir usándolos, pero dice no estar seguro si él es uno de ellos.

“Estoy muy cansado”, dijo. “Estoy cansado y no me entusiasma mucho la idea de sacrificarme para proteger a alguien a quien no parece importarle”.

Henderson por su parte instó a la empresa privada y a los médicos a hacer lo que esté a su alcance. Dice que está de acuerdo que las empresas privadas exijan a sus empleados el estar vacunados. También instó a los médicos que no ofrecen la vacuna en sus clínicas que la ofrezcan y que intenten persuadir a sus pacientes no vacunados.

Cox dijo que el estado no ha tirado la toalla en la lucha por la vacunación. Dijo que el Departamento de Salud de Utah está identificando zonas con altos casos de COVID y llevando clínicas móviles, principalmente para intentar vacunar a las personas que aún están debatiendo la decisión.

Enfatizó que 27.000 personas en Utah se vacunaron la semana pasada, asegurando que aún se ve algo de progreso.

COVID-19 y las Escuelas

Muchos distritos escolares públicos en Utah van a reanudar las aulas en las próximas semanas. Nuevas directrices del Departamento de Salud de Utah recomiendan que todas las personas mayores de los 12 años se vacunen y recomienda que todos los maestros y los estudiantes usen cubrebocas en el salón y en espacios cerrados.

Cox dijo que las escuelas probablemente verán las mismas interrupciones del año pasado, pero añadió que los niños completamente vacunados no tendrán que hacer cuarentena en casa, faltar a prácticas, partidos u otras actividades extracurriculares.

Según las directrices, estudiantes en el estado expuestos a alguien que ha dado positivo a COVID-19 pueden seguir yendo a clase si ambas personas llevaban un cubrebocas puestas al momento de la exposición, si han dado positivo en los últimos 90 dias — debido a la presencia de anticuerpos — o si llevaban puestos un cubrebocas de alta calidad — un cubrebocas N95 o K-N95.

Para niños menores de 12 años, que aún no pueden vacunarse, Cox reconoció que los padres tienen una decisión mucho más difícil.

“Esto no es algo sin consecuencias”, dijo. “Cada maestro de kindergarten o primer grado con quien he hablado, incluso aquellos que creen en el uso del cubrebocas y en las vacunaciones, me han dicho que el llevar cubrebocas afecta el desarrollo de los niños pequeños en las escuelas, afecta su habilidad al leer, al igual que sus habilidades verbales y cognitivas “.

Dijo que los padres tendrán que medir los riesgos, pero dijo que una de las mejores maneras de prevenir el contagio de COVID-19 entre los niños pequeños es que usen un cubrebocas N95 o K-N95. Añadió que no está claro qué tan eficaces son los cubrebocas de tela en contra de la variante Delta, pero dijo que el estado proveerá un cubrebocas K-N95 a cada niño que quiera uno.

KUER is listener-supported public radio. Support this work by making a donation today.